pl.mpmn-digital.com
Nowe przepisy

Chicha Enamorada

Chicha Enamorada


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Fioletowa kukurydza, tradycyjnie używana do tego napoju, jest trudna do znalezienia, więc oto wersja, którą możesz cieszyć się późnym latem i jesienią, kiedy możesz stworzyć kolor ze świeżych jeżyn (lub w innych porach roku, używając mrożonych). — Martin Morales, autor Andina

Składniki

  • 1 fioletowa kolba kukurydzy lub kolby kukurydzy i 200g jeżyn
  • 4 małe kawałki skórki ananasa
  • 1/2 jabłka, nieobranego i pokrojonego w kostkę
  • 1/2 pigwy, nieobrane i pokrojone w kostkę
  • 1/2 szklanki świeżo wyciśniętego soku pomarańczowego
  • 1 goździk
  • 1 laska cynamonu
  • 6 -8 łyżek yaconu lub syropu klonowego, w razie potrzeby dodatkowo do smaku
  • Sok z 1 limonki plus plasterki limonki do podania

Porcje2

Kalorie na porcję1089

Ekwiwalent kwasu foliowego (ogółem) 371 µg93%

Ryboflawina (B2) 0,9 mg55,8%


Amor por un hombre casado

Mi nombre es Leticia y soy de Panamá. No sé cómo contarles mi confesión. Pero es algo que me tiene con vergüenza y me gustaría que me aconsejaran.

Bueno, les voy a contar lo que hice:

Hace poco tiempo vino a predicar un pastor invitado a mi iglesia. Él es un hombre muy guapo.

Ese día durante la predica, él declaró que estaba casado y que tenía además tres hermosos hijos. Todo hasta este punto está muy bien, pero después nuevamente mis pastores lo invitaron a predicar.

Puedo decirles que es un varón de Dios, nunca más supe de él, hasta que un día por el MSG (Messenger), él me envió una invitación. Obviamente, yo lo agregué a mi lista de amigos.

Empezamos a hablar y nos hicimos amigos. Hablábamos de Dios y cosas drobiazgi. Pero un día me pidió mi número telefónico… y me empezó a llamar.

La ciber relación continuó. Todo estaba muy bien, hasta que un día me dijo que él estaba enamorado de mi: me dijo que conmigo se sentía bien, y esto me impactó mucho.

Impresionada, le dije que éramos hermanos en Cristo, y ya. Pero seguimos hablando y, después de un tiempo… el me empezó a gustar.

Amigos, ya no sabía qué hacer… el tiene una familia. Sin embargo, una noche nos encontramos y hablamos. Él me dijo que quería estar conmigo, pero que no podía dejar a sus hijos. Además, me dijo que su esposa no le importaba porque él ya no la ama… y me besó.

Respondí a ese beso y quedamos en que nada pasaría. Traté de alejarme de él, pero volvimos a hablar y acordamos encontrarnos.

En el encuentro siguiente nos besamos otra vez. Él quería tener intimidad conmigo, pero Dios no lo allowió. Paré lo que estaba aconteciendo, pero… él comenzó a tratarme diferente y eso me dolía.

Después seguimos hablando, y el me seguía diciendo que tuviéramos intimidad. Me hababa de lo lindo que íbamos a hacer el amor. Yo no le respondía a eso, pero sus palabras me seducían, y no les niego que anhelé que eso pasara.

El pastor me mandaba fotos íntimas y me pidió que le enviara algunas mías pero jamás pude hacerlo. Aunque… yo a el sí se las pedía y me él las enviaba. Un día, el me pidió muy en serio una foto, y yo le mandé fotos falsas…

Al final, el me ha dejado. Dice que él ama a Dios y que todo está mal. El no quiere dejar a sus hijos. Yo no sé si me enamoré. Sin embargo, sólo se que mnie duele el haber pecado y lamento lo que mnie ha ocurrido con este hombre.

Nada pasó entre él y yo, sólo los besos. Ahora él me desprecia y ya no quiere hablar conmigo.

Yo soy una chica de mi casa. Mis padres no saben nada de lo que ha pasado, de hecho, nadie lo sabe.

Me duele tanto su rechazo, pero jamás allowí que nada más pasara entre nosotros. Aunque les confieso que estuve tenada, pero amo a Dios, y por Él no lo hice. No le fallaré más.


Amor por un hombre casado

Mi nombre es Leticia y soy de Panamá. No sé cómo contarles mi confesión. Pero es algo que me tiene con vergüenza y me gustaría que me aconsejaran.

Bueno, les voy a contar lo que hice:

Hace poco tiempo vino a predicar un pastor invitado a mi iglesia. Él es un hombre muy guapo.

Ese día durante la predica, él declaró que estaba casado y que tenía además tres hermosos hijos. Todo hasta este punto está muy bien, pero después nuevamente mis pastores lo invitaron a predicar.

Puedo decirles que es un varón de Dios, nunca más supe de él, hasta que un día por el MSG (Messenger), él me envió una invitación. Obviamente, yo lo agregué a mi lista de amigos.

Empezamos a hablar y nos hicimos amigos. Hablábamos de Dios y cosas drobiazgi. Pero un día me pidió mi número telefónico… y me empezó a llamar.

La ciber relación continuó. Todo estaba muy bien, hasta que un día me dijo que él estaba enamorado de mi: me dijo que conmigo se sentía bien, y esto me impactó mucho.

Impresionada, le dije que éramos hermanos en Cristo, y ya. Pero seguimos hablando y, después de un tiempo… el me empezó a gustar.

Amigos, ya no sabía qué hacer… el tiene una familia. Sin embargo, una noche nos encontramos y hablamos. Él me dijo que quería estar conmigo, pero que no podía dejar a sus hijos. Además, me dijo que su esposa no le importaba porque él ya no la ama… y me besó.

Respondí a ese beso y quedamos en que nada pasaría. Traté de alejarme de él, pero volvimos a hablar y acordamos encontrarnos.

En el encuentro siguiente nos besamos otra vez. Él quería tener intimidad conmigo, pero Dios no lo allowió. Paré lo que estaba aconteciendo, pero… él comenzó a tratarme diferente y eso me dolía.

Después seguimos hablando, y el me seguía diciendo que tuviéramos intimidad. Me hababa de lo lindo que íbamos a hacer el amor. Yo no le respondía a eso, pero sus palabras me seducían, y no les niego que anhelé que eso pasara.

El pastor me mandaba fotos íntimas y me pidió que le enviara algunas mías pero jamás pude hacerlo. Aunque… yo a el sí se las pedía y me él las enviaba. Un día, el me pidió muy en serio una foto, y yo le mandé fotos falsas…

Al final, el me ha dejado. Dice que él ama a Dios y que todo está mal. El no quiere dejar a sus hijos. Yo no sé si me enamoré. Sin embargo, sólo se que mnie duele el haber pecado y lamento lo que mnie ha ocurrido con este hombre.

Nada pasó entre él y yo, sólo los besos. Ahora él me desprecia y ya no quiere hablar conmigo.

Yo soy una chica de mi casa. Mis padres no saben nada de lo que ha pasado, de hecho, nadie lo sabe.

Me duele tanto su rechazo, pero jamás allowí que nada más pasara entre nosotros. Aunque les confieso que estuve tenada, pero amo a Dios, y por Él no lo hice. No le fallaré más.


Amor por un hombre casado

Mi nombre es Leticia y soy de Panamá. No sé cómo contarles mi confesión. Pero es algo que me tiene con vergüenza y me gustaría que me aconsejaran.

Bueno, les voy a contar lo que hice:

Hace poco tiempo vino a predicar un pastor invitado a mi iglesia. Él es un hombre muy guapo.

Ese día durante la predica, él declaró que estaba casado y que tenía además tres hermosos hijos. Todo hasta este punto está muy bien, pero después nuevamente mis pastores lo invitaron a predicar.

Puedo decirles que es un varón de Dios, nunca más supe de él, hasta que un día por el MSG (Messenger), él me envió una invitación. Obviamente, yo lo agregué a mi lista de amigos.

Empezamos a hablar y nos hicimos amigos. Hablábamos de Dios y cosas drobiazgi. Pero un día me pidió mi número telefónico… y me empezó a llamar.

La ciber relación continuó. Todo estaba muy bien, hasta que un día me dijo que él estaba enamorado de mi: me dijo que conmigo se sentía bien, y esto me impactó mucho.

Impresionada, le dije que éramos hermanos en Cristo, y ya. Pero seguimos hablando y, después de un tiempo… el me empezó a gustar.

Amigos, ya no sabía qué hacer… el tiene una familia. Sin embargo, una noche nos encontramos y hablamos. Él me dijo que quería estar conmigo, pero que no podía dejar a sus hijos. Además, me dijo que su esposa no le importaba porque él ya no la ama… y me besó.

Respondí a ese beso y quedamos en que nada pasaría. Traté de alejarme de él, pero volvimos a hablar y acordamos encontrarnos.

En el encuentro siguiente nos besamos otra vez. Él quería tener intimidad conmigo, pero Dios no lo allowió. Paré lo que estaba aconteciendo, pero… él comenzó a tratarme diferente y eso me dolía.

Después seguimos hablando, y el me seguía diciendo que tuviéramos intimidad. Me hababa de lo lindo que íbamos a hacer el amor. Yo no le respondía a eso, pero sus palabras me seducían, y no les niego que anhelé que eso pasara.

El pastor me mandaba fotos íntimas y me pidió que le enviara algunas mías pero jamás pude hacerlo. Aunque… yo a el sí se las pedía y me él las enviaba. Un día, él me pidió muy en serio una foto, y yo le mandé fotos falsas…

Al final, el me ha dejado. Dice que él ama a Dios y que todo está mal. El no quiere dejar a sus hijos. Yo no sé si me enamoré. Sin embargo, sólo se que mnie duele el haber pecado y lamento lo que mnie ha ocurrido con este hombre.

Nada pasó entre él y yo, sólo los besos. Ahora él me desprecia y ya no quiere hablar conmigo.

Yo soy una chica de mi casa. Mis padres no saben nada de lo que ha pasado, de hecho, nadie lo sabe.

Me duele tanto su rechazo, pero jamás allowí que nada más pasara entre nosotros. Aunque les confieso que estuve tenada, pero amo a Dios, y por Él no lo hice. No le fallaré más.


Amor por un hombre casado

Mi nombre es Leticia y soy de Panamá. No sé cómo contarles mi confesión. Pero es algo que me tiene con vergüenza y me gustaría que me aconsejaran.

Bueno, les voy a contar lo que hice:

Hace poco tiempo vino a predicar un pastor invitado a mi iglesia. Él es un hombre muy guapo.

Ese día durante la predica, él declaró que estaba casado y que tenía además tres hermosos hijos. Todo hasta este punto está muy bien, pero después nuevamente mis pastores lo invitaron a predicar.

Puedo decirles que es un varón de Dios, nunca más supe de él, hasta que un día por el MSG (Messenger), él me envió una invitación. Obviamente, yo lo agregué a mi lista de amigos.

Empezamos a hablar y nos hicimos amigos. Hablábamos de Dios y cosas drobiazgi. Pero un día me pidió mi número telefónico… y me empezó a llamar.

La ciber relación continuó. Todo estaba muy bien, hasta que un día me dijo que él estaba enamorado de mi: me dijo que conmigo se sentía bien, y esto me impactó mucho.

Impresionada, le dije que éramos hermanos en Cristo, y ya. Pero seguimos hablando y, después de un tiempo… el me empezó a gustar.

Amigos, ya no sabía qué hacer… el tiene una familia. Sin embargo, una noche nos encontramos y hablamos. Él me dijo que quería estar conmigo, pero que no podía dejar a sus hijos. Además, me dijo que su esposa no le importaba porque él ya no la ama… y me besó.

Respondí a ese beso y quedamos en que nada pasaría. Traté de alejarme de él, pero volvimos a hablar y acordamos encontrarnos.

En el encuentro siguiente nos besamos otra vez. Él quería tener intimidad conmigo, pero Dios no lo allowió. Paré lo que estaba aconteciendo, pero… él comenzó a tratarme diferente y eso me dolía.

Después seguimos hablando, y el me seguía diciendo que tuviéramos intimidad. Me hababa de lo lindo que íbamos a hacer el amor. Yo no le respondía a eso, pero sus palabras me seducían, y no les niego que anhelé que eso pasara.

El pastor me mandaba fotos íntimas y me pidió que le enviara algunas mías pero jamás pude hacerlo. Aunque… yo a el sí se las pedía y me él las enviaba. Un día, él me pidió muy en serio una foto, y yo le mandé fotos falsas…

Al final, el me ha dejado. Dice que él ama a Dios y que todo está mal. El no quiere dejar a sus hijos. Yo no sé si me enamoré. Sin embargo, sólo se que mnie duele el haber pecado y lamento lo que mnie ha ocurrido con este hombre.

Nada pasó entre él y yo, sólo los besos. Ahora él me desprecia y ya no quiere hablar conmigo.

Yo soy una chica de mi casa. Mis padres no saben nada de lo que ha pasado, de hecho, nadie lo sabe.

Me duele tanto su rechazo, pero jamás allowí que nada más pasara entre nosotros. Aunque les confieso que estuve tenada, pero amo a Dios, y por Él no lo hice. No le fallaré más.


Amor por un hombre casado

Mi nombre es Leticia y soy de Panamá. No sé cómo contarles mi confesión. Pero es algo que me tiene con vergüenza y me gustaría que me aconsejaran.

Bueno, les voy a contar lo que hice:

Hace poco tiempo vino a predicar un pastor invitado a mi iglesia. Él es un hombre muy guapo.

Ese día durante la predica, él declaró que estaba casado y que tenía además tres hermosos hijos. Todo hasta este punto está muy bien, pero después nuevamente mis pastores lo invitaron a predicar.

Puedo decirles que es un varón de Dios, nunca más supe de él, hasta que un día por el MSG (Messenger), él me envió una invitación. Obviamente, yo lo agregué a mi lista de amigos.

Empezamos a hablar y nos hicimos amigos. Hablábamos de Dios y cosas drobiazgi. Pero un día me pidió mi número telefónico… y me empezó a llamar.

La ciber relación continuó. Todo estaba muy bien, hasta que un día me dijo que él estaba enamorado de mi: me dijo que conmigo se sentía bien, y esto me impactó mucho.

Impresionada, le dije que éramos hermanos en Cristo, y ya. Pero seguimos hablando y, después de un tiempo… el me empezó a gustar.

Amigos, ya no sabía qué hacer… el tiene una familia. Sin embargo, una noche nos encontramos y hablamos. Él me dijo que quería estar conmigo, pero que no podía dejar a sus hijos. Además, me dijo que su esposa no le importaba porque él ya no la ama… y me besó.

Respondí a ese beso y quedamos en que nada pasaría. Traté de alejarme de él, pero volvimos a hablar y acordamos encontrarnos.

En el encuentro siguiente nos besamos otra vez. Él quería tener intimidad conmigo, pero Dios no lo allowió. Paré lo que estaba aconteciendo, pero… él comenzó a tratarme diferente y eso me dolía.

Después seguimos hablando, y el me seguía diciendo que tuviéramos intimidad. Me hababa de lo lindo que íbamos a hacer el amor. Yo no le respondía a eso, pero sus palabras me seducían, y no les niego que anhelé que eso pasara.

El pastor me mandaba fotos íntimas y me pidió que le enviara algunas mías pero jamás pude hacerlo. Aunque… yo a el sí se las pedía y me él las enviaba. Un día, el me pidió muy en serio una foto, y yo le mandé fotos falsas…

Al final, el me ha dejado. Dice que él ama a Dios y que todo está mal. El no quiere dejar a sus hijos. Yo no sé si me enamoré. Sin embargo, sólo se que mnie duele el haber pecado y lamento lo que mnie ha ocurrido con este hombre.

Nada pasó entre él y yo, sólo los besos. Ahora él me desprecia y ya no quiere hablar conmigo.

Yo soy una chica de mi casa. Mis padres no saben nada de lo que ha pasado, de hecho, nadie lo sabe.

Me duele tanto su rechazo, pero jamás allowí que nada más pasara entre nosotros. Aunque les confieso que estuve tenada, pero amo a Dios, y por Él no lo hice. No le fallaré más.


Amor por un hombre casado

Mi nombre es Leticia y soy de Panamá. No sé cómo contarles mi confesión. Pero es algo que me tiene con vergüenza y me gustaría que me aconsejaran.

Bueno, les voy a contar lo que hice:

Hace poco tiempo vino a predicar un pastor invitado a mi iglesia. Él es un hombre muy guapo.

Ese día durante la predica, él declaró que estaba casado y que tenía además tres hermosos hijos. Todo hasta este punto está muy bien, pero después nuevamente mis pastores lo invitaron a predicar.

Puedo decirles que es un varón de Dios, nunca más supe de él, hasta que un día por el MSG (Messenger), él me envió una invitación. Obviamente, yo lo agregué a mi lista de amigos.

Empezamos a hablar y nos hicimos amigos. Hablábamos de Dios y cosas drobiazgi. Pero un día me pidió mi número telefónico… y me empezó a llamar.

La ciber relación continuó. Todo estaba muy bien, hasta que un día me dijo que él estaba enamorado de mi: me dijo que conmigo se sentía bien, y esto me impactó mucho.

Impresionada, le dije que éramos hermanos en Cristo, y ya. Pero seguimos hablando y, después de un tiempo… el me empezó a gustar.

Amigos, ya no sabía qué hacer… el tiene una familia. Sin embargo, una noche nos encontramos y hablamos. Él me dijo que quería estar conmigo, pero que no podía dejar a sus hijos. Además, me dijo que su esposa no le importaba porque él ya no la ama… y me besó.

Respondí a ese beso y quedamos en que nada pasaría. Traté de alejarme de él, pero volvimos a hablar y acordamos encontrarnos.

En el encuentro siguiente nos besamos otra vez. Él quería tener intimidad conmigo, pero Dios no lo allowió. Paré lo que estaba aconteciendo, pero… él comenzó a tratarme diferente y eso me dolía.

Después seguimos hablando, y el me seguía diciendo que tuviéramos intimidad. Me hababa de lo lindo que íbamos a hacer el amor. Yo no le respondía a eso, pero sus palabras me seducían, y no les niego que anhelé que eso pasara.

El pastor me mandaba fotos íntimas y me pidió que le enviara algunas mías pero jamás pude hacerlo. Aunque… yo a el sí se las pedía y me él las enviaba. Un día, el me pidió muy en serio una foto, y yo le mandé fotos falsas…

Al final, el me ha dejado. Dice que él ama a Dios y que todo está mal. El no quiere dejar a sus hijos. Yo no sé si me enamoré. Sin embargo, sólo se que mnie duele el haber pecado y lamento lo que mnie ha ocurrido con este hombre.

Nada pasó entre él y yo, sólo los besos. Ahora él me desprecia y ya no quiere hablar conmigo.

Yo soy una chica de mi casa. Mis padres no saben nada de lo que ha pasado, de hecho, nadie lo sabe.

Me duele tanto su rechazo, pero jamás allowí que nada más pasara entre nosotros. Aunque les confieso que estuve tenada, pero amo a Dios, y por Él no lo hice. No le fallaré más.


Amor por un hombre casado

Mi nombre es Leticia y soy de Panamá. No sé cómo contarles mi confesión. Pero es algo que me tiene con vergüenza y me gustaría que me aconsejaran.

Bueno, les voy a contar lo que hice:

Hace poco tiempo vino a predicar un pastor invitado a mi iglesia. Él es un hombre muy guapo.

Ese día durante la predica, él declaró que estaba casado y que tenía además tres hermosos hijos. Todo hasta este punto está muy bien, pero después nuevamente mis pastores lo invitaron a predicar.

Puedo decirles que es un varón de Dios, nunca más supe de él, hasta que un día por el MSG (Messenger), él me envió una invitación. Obviamente, yo lo agregué a mi lista de amigos.

Empezamos a hablar y nos hicimos amigos. Hablábamos de Dios y cosas drobiazgi. Pero un día me pidió mi número telefónico… y me empezó a llamar.

La ciber relación continuó. Todo estaba muy bien, hasta que un día me dijo que él estaba enamorado de mi: me dijo que conmigo se sentía bien, y esto me impactó mucho.

Impresionada, le dije que éramos hermanos en Cristo, y ya. Pero seguimos hablando y, después de un tiempo… el me empezó a gustar.

Amigos, ya no sabía qué hacer… el tiene una familia. Sin embargo, una noche nos encontramos y hablamos. Él me dijo que quería estar conmigo, pero que no podía dejar a sus hijos. Además, me dijo que su esposa no le importaba porque él ya no la ama… y me besó.

Respondí a ese beso y quedamos en que nada pasaría. Traté de alejarme de él, pero volvimos a hablar y acordamos encontrarnos.

En el encuentro siguiente nos besamos otra vez. Él quería tener intimidad conmigo, pero Dios no lo allowió. Paré lo que estaba aconteciendo, pero… él comenzó a tratarme diferente y eso me dolía.

Después seguimos hablando, y el me seguía diciendo que tuviéramos intimidad. Me hababa de lo lindo que íbamos a hacer el amor. Yo no le respondía a eso, pero sus palabras me seducían, y no les niego que anhelé que eso pasara.

El pastor me mandaba fotos íntimas y me pidió que le enviara algunas mías pero jamás pude hacerlo. Aunque… yo a el sí se las pedía y me él las enviaba. Un día, el me pidió muy en serio una foto, y yo le mandé fotos falsas…

Al final, el me ha dejado. Dice que él ama a Dios y que todo está mal. El no quiere dejar a sus hijos. Yo no sé si me enamoré. Sin embargo, sólo se que mnie duele el haber pecado y lamento lo que mnie ha ocurrido con este hombre.

Nada pasó entre él y yo, sólo los besos. Ahora él me desprecia y ya no quiere hablar conmigo.

Yo soy una chica de mi casa. Mis padres no saben nada de lo que ha pasado, de hecho, nadie lo sabe.

Me duele tanto su rechazo, pero jamás allowí que nada más pasara entre nosotros. Aunque les confieso que estuve tenada, pero amo a Dios, y por Él no lo hice. No le fallaré más.


Amor por un hombre casado

Mi nombre es Leticia y soy de Panamá. No sé cómo contarles mi confesión. Pero es algo que me tiene con vergüenza y me gustaría que me aconsejaran.

Bueno, les voy a contar lo que hice:

Hace poco tiempo vino a predicar un pastor invitado a mi iglesia. Él es un hombre muy guapo.

Ese día durante la predica, él declaró que estaba casado y que tenía además tres hermosos hijos. Todo hasta este punto está muy bien, pero después nuevamente mis pastores lo invitaron a predicar.

Puedo decirles que es un varón de Dios, nunca más supe de él, hasta que un día por el MSG (Messenger), él me envió una invitación. Obviamente, yo lo agregué a mi lista de amigos.

Empezamos a hablar y nos hicimos amigos. Hablábamos de Dios y cosas drobiazgi. Pero un día me pidió mi número telefónico… y me empezó a llamar.

La ciber relación continuó. Todo estaba muy bien, hasta que un día me dijo que él estaba enamorado de mi: me dijo que conmigo se sentía bien, y esto me impactó mucho.

Impresionada, le dije que éramos hermanos en Cristo, y ya. Pero seguimos hablando y, después de un tiempo… el me empezó a gustar.

Amigos, ya no sabía qué hacer… el tiene una familia. Sin embargo, una noche nos encontramos y hablamos. Él me dijo que quería estar conmigo, pero que no podía dejar a sus hijos. Además, me dijo que su esposa no le importaba porque él ya no la ama… y me besó.

Respondí a ese beso y quedamos en que nada pasaría. Traté de alejarme de él, pero volvimos a hablar y acordamos encontrarnos.

En el encuentro siguiente nos besamos otra vez. Él quería tener intimidad conmigo, pero Dios no lo allowió. Paré lo que estaba aconteciendo, pero… él comenzó a tratarme diferente y eso me dolía.

Después seguimos hablando, y el me seguía diciendo que tuviéramos intimidad. Me hababa de lo lindo que íbamos a hacer el amor. Yo no le respondía a eso, pero sus palabras me seducían, y no les niego que anhelé que eso pasara.

El pastor me mandaba fotos íntimas y me pidió que le enviara algunas mías pero jamás pude hacerlo. Aunque… yo a el sí se las pedía y me él las enviaba. Un día, el me pidió muy en serio una foto, y yo le mandé fotos falsas…

Al final, el me ha dejado. Dice que él ama a Dios y que todo está mal. El no quiere dejar a sus hijos. Yo no sé si me enamoré. Sin embargo, sólo se que mnie duele el haber pecado y lamento lo que mnie ha ocurrido con este hombre.

Nada pasó entre él y yo, sólo los besos. Ahora él me desprecia y ya no quiere hablar conmigo.

Yo soy una chica de mi casa. Mis padres no saben nada de lo que ha pasado, de hecho, nadie lo sabe.

Me duele tanto su rechazo, pero jamás allowí que nada más pasara entre nosotros. Aunque les confieso que estuve tenada, pero amo a Dios, y por Él no lo hice. No le fallaré más.


Amor por un hombre casado

Mi nombre es Leticia y soy de Panamá. No sé cómo contarles mi confesión. Pero es algo que me tiene con vergüenza y me gustaría que me aconsejaran.

Bueno, les voy a contar lo que hice:

Hace poco tiempo vino a predicar un pastor invitado a mi iglesia. Él es un hombre muy guapo.

Ese día durante la predica, él declaró que estaba casado y que tenía además tres hermosos hijos. Todo hasta este punto está muy bien, pero después nuevamente mis pastores lo invitaron a predicar.

Puedo decirles que es un varón de Dios, nunca más supe de él, hasta que un día por el MSG (Messenger), él me envió una invitación. Obviamente, yo lo agregué a mi lista de amigos.

Empezamos a hablar y nos hicimos amigos. Hablábamos de Dios y cosas drobiazgi. Pero un día me pidió mi número telefónico… y me empezó a llamar.

La ciber relación continuó. Todo estaba muy bien, hasta que un día me dijo que él estaba enamorado de mi: me dijo que conmigo se sentía bien, y esto me impactó mucho.

Impresionada, le dije que éramos hermanos en Cristo, y ya. Pero seguimos hablando y, después de un tiempo… el me empezó a gustar.

Amigos, ya no sabía qué hacer… el tiene una familia. Sin embargo, una noche nos encontramos y hablamos. Él me dijo que quería estar conmigo, pero que no podía dejar a sus hijos. Además, me dijo que su esposa no le importaba porque él ya no la ama… y me besó.

Respondí a ese beso y quedamos en que nada pasaría. Traté de alejarme de él, pero volvimos a hablar y acordamos encontrarnos.

En el encuentro siguiente nos besamos otra vez. Él quería tener intimidad conmigo, pero Dios no lo allowió. Paré lo que estaba aconteciendo, pero… él comenzó a tratarme diferente y eso me dolía.

Después seguimos hablando, y el me seguía diciendo que tuviéramos intimidad. Me hababa de lo lindo que íbamos a hacer el amor. Yo no le respondía a eso, pero sus palabras me seducían, y no les niego que anhelé que eso pasara.

El pastor me mandaba fotos íntimas y me pidió que le enviara algunas mías pero jamás pude hacerlo. Aunque… yo a el sí se las pedía y me él las enviaba. Un día, el me pidió muy en serio una foto, y yo le mandé fotos falsas…

Al final, el me ha dejado. Dice que él ama a Dios y que todo está mal. El no quiere dejar a sus hijos. Yo no sé si me enamoré. Sin embargo, sólo se que mnie duele el haber pecado y lamento lo que mnie ha ocurrido con este hombre.

Nada pasó entre él y yo, sólo los besos. Ahora él me desprecia y ya no quiere hablar conmigo.

Yo soy una chica de mi casa. Mis padres no saben nada de lo que ha pasado, de hecho, nadie lo sabe.

Me duele tanto su rechazo, pero jamás allowí que nada más pasara entre nosotros. Aunque les confieso que estuve tenada, pero amo a Dios, y por Él no lo hice. No le fallaré más.


Amor por un hombre casado

Mi nombre es Leticia y soy de Panamá. No sé cómo contarles mi confesión. Pero es algo que me tiene con vergüenza y me gustaría que me aconsejaran.

Bueno, les voy a contar lo que hice:

Hace poco tiempo vino a predicar un pastor invitado a mi iglesia. Él es un hombre muy guapo.

Ese día durante la predica, él declaró que estaba casado y que tenía además tres hermosos hijos. Todo hasta este punto está muy bien, pero después nuevamente mis pastores lo invitaron a predicar.

Puedo decirles que es un varón de Dios, nunca más supe de él, hasta que un día por el MSG (Messenger), él me envió una invitación. Obviamente, yo lo agregué a mi lista de amigos.

Empezamos a hablar y nos hicimos amigos. Hablábamos de Dios y cosas drobiazgi. Pero un día me pidió mi número telefónico… y me empezó a llamar.

La ciber relación continuó. Todo estaba muy bien, hasta que un día me dijo que él estaba enamorado de mi: me dijo que conmigo se sentía bien, y esto me impactó mucho.

Impresionada, le dije que éramos hermanos en Cristo, y ya. Pero seguimos hablando y, después de un tiempo… el me empezó a gustar.

Amigos, ya no sabía qué hacer… el tiene una familia. Sin embargo, una noche nos encontramos y hablamos. Él me dijo que quería estar conmigo, pero que no podía dejar a sus hijos. Además, me dijo que su esposa no le importaba porque él ya no la ama… y me besó.

Respondí a ese beso y quedamos en que nada pasaría. Traté de alejarme de él, pero volvimos a hablar y acordamos encontrarnos.

En el encuentro siguiente nos besamos otra vez. Él quería tener intimidad conmigo, pero Dios no lo allowió. Paré lo que estaba aconteciendo, pero… él comenzó a tratarme diferente y eso me dolía.

Después seguimos hablando, y el me seguía diciendo que tuviéramos intimidad. Me hababa de lo lindo que íbamos a hacer el amor. Yo no le respondía a eso, pero sus palabras me seducían, y no les niego que anhelé que eso pasara.

El pastor me mandaba fotos íntimas y me pidió que le enviara algunas mías pero jamás pude hacerlo. Aunque… yo a el sí se las pedía y me él las enviaba. Un día, el me pidió muy en serio una foto, y yo le mandé fotos falsas…

Al final, el me ha dejado. Dice que él ama a Dios y que todo está mal. El no quiere dejar a sus hijos. Yo no sé si me enamoré. Sin embargo, sólo se que mnie duele el haber pecado y lamento lo que mnie ha ocurrido con este hombre.

Nada pasó entre él y yo, sólo los besos. Ahora el me desprecia y ya no quiere hablar conmigo.

Yo soy una chica de mi casa. Mis padres no saben nada de lo que ha pasado, de hecho, nadie lo sabe.

Me duele tanto su rechazo, pero jamás allowí que nada más pasara entre nosotros. Aunque les confieso que estuve tenada, pero amo a Dios, y por Él no lo hice. No le fallaré más.


Obejrzyj wideo: SODA COARI - CHIQUITA ENAMORADA


Uwagi:

  1. Wardell

    Moim zdaniem się mylisz. Wejdź, omówimy to. Napisz do mnie w PM.

  2. Milrajas

    Myślę, że pozwolisz na błąd. Napisz do mnie w PM, porozmawiamy.

  3. Corrin

    Jest zgodny, jest to godna podziwu zdanie

  4. Zuluzahn

    Absolutnie zgadzam się z tobą. Pomysł jest dobry, zgadzasz się.

  5. Erasto

    Ma powiedzieć, że cię zdradziłeś.



Napisać wiadomość